Valentes

El silencio grita fuerte

Hay momentos en que nuestro silencio nos grita fuerte, quizá llevaba gritando muchos años dentro de mí, pero encontré el motivo al escuchar a una mujer que vino hacernos una charla sobre su superación ante la violencia de género. En el instante que contó las cosas que le hacían sin su consentimiento, empecé a relacionarlo con mi pasado, cada vez se me hacía más difícil seguir escuchando sin que los recuerdos se sumergieran en mí. Esta charla vino al caso porque entrabamos en una asignatura donde íbamos a estudiar la violencia de género, cuando seguimos hablando de los indicadores no pude evitar salir corriendo de clase porque el pasado llevaba días persiguiéndome.

Ahora ya sabía que era lo que gritaba dentro de mí y no sabía expresar. Había recibido abusos sexuales por parte de un familiar y era algo que llevaba haciéndome daño toda una vida. Justo en el momento de reconocerlo, dejé de sentirme una víctima, en el momento de pedir ayudar me sentí superviviente y cuando me dejé ayudar tomé conciencia que de algo malo, algo bueno se podía sacar. La lucha había empezado, empezó con una denuncia, en una comisaria, en un despacho, entrando y saliendo policías, sin intimidad. Para ayudarme con la lucha ante la “justicia” me adjudicaron a una abogada, la cual no se leyó mi caso ni me escuchaba cuando hablaba, ya que me preguntó si tenía marcas o si había sido en el trabajo. Pero mi filosofía había cambiado, de algo malo salía algo bueno y en eso me centré.

Después de tantas incompetencias encontré lo bueno. Una fundación junto con un terapeuta que me daban y me dan el apoyo y la compresión que necesito. Un padre que me acompaña, me entiende me apoya y sobre todo me da fuerzas cuando no las encuentro, una madre que intenta hacerlo lo mejor posible pero la sociedad patriarcal en la que vivimos le pone un poco difícil no normalizar la situación. Una familia que siempre me acompaña y dos primas supervivientes que, a pesar de que para ellas no es fácil, están a mi lado.

La lucha continuaba así que decidí darle voz a mi historia y abrirme un blog, después me ofrecieron hacer el video con la fundación Vicki Bernadet y encantada de hacerlo porque ya quería hacer algo así, lo que me llevó a que Enric (una de las personas que más huella me han dejado en todo este proceso) me pidiera que diera dos charlas en las clases de integración. Después de esto apareció Fridas y en el primer café que se hizo no me cabio ninguna duda de que quería ser miembro de este colectivo. Poco después a través de la fundación también salió la oportunidad de entrevistarme para el periódico del país. Y hasta aquí, que la lucha continua porque entre un 23-25% de niñas recibirá abusos sexuales antes de los 17 años y el 60% no recibirá ningún tipo de ayuda, en la unión europea.

IMG_20180613_210005

https://www.fbernadet.org/es/

https://www.youtube.com/watch?v=iddAvZ9xbBM

https://politica.elpais.com/politica/2018/04/10/actualidad/1523370389_359276.html?id_externo_rsoc=TW_CC

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.