FRIDAS. Colectivo feminista abierto e inclusivo

Fridas nace de la necesidad de hacer del feminismo una cuestión colectiva, compartida; de la creación de un espacio de libertad y diversidad en el que debatir las diferentes cuestiones e inquietudes intelectuales y experienciales de la vida feminista.

A través del debate interno decidimos que sea una asociación abierta para cualquier género, entendiendo que el feminismo es una cuestión que nos afecta a todxs y que debemos construir conjuntamente desde todas las perspectivas. No es una lucha solitaria de las mujeres sino afecta otros frentes como la cuestión de las masculinidades, el mundo queer o las identidades LGTBI.

De esta forma, Fridas se define como una asociación abierta e inclusiva, que nace con la voluntad de crear un nuevo espacio que coopere con el tejido social ya existente tanto en el terreno feminista como en el cultural y social. Entenderemos el feminismo como una forma de vida que fomenta la cooperación, la diversidad y la revalorización del cuidado y la vida. Por ello, trabajamos desde la interseccionalidad, considerando que el feminismo es imposible de aislar en la práctica de formas de discriminación, como el racismo (que legitima la explotación de personas según su color de piel o su fenotipo), el especismo (que legitima la explotación de otras especies animales) o el capitalismo (que explota a las personas mediante la economía).

Desde Fridas no sólo queremos fomentar la crítica social, sino también la construcción de alternativas feministas creadas desde la reflexión y la experimentación. Para ello, nuestros principales objetivos son:

  • Divulgar, divulgar, divulgar, y extender el pensamiento feminista de una manera didáctica, cercana y atractiva, para acercarnos a aquellos grupos de personas que aún no se consideran “feministas”.
  • Queremos saber más, profundizar en los debates feministas más actuales y vanguardistas y autoformarnos en las cuestiones que más nos preocupan, a través de grupos de trabajo propios y actividades abiertas.
  • Queremos acompañarnos unas a otras, cuidarnos y fortalecernos en nuestros caminos personales, ya que la práctica feminista nos hace empoderadas, fuertes y libres, pero también genera dudas, incoherencias y vulnerabilidades que queremos vivir y desarrollar en compañía.

A día de hoy, nos hemos organizado en distintos grupos de trabajo, dinámicos, que parten de nuestros intereses, conocimientos e inquietudes personales.